Actualidad Sáb. 16 Jul. 2011

Caso Noble Herrera: un segundo examen de ADN dio negativo

Caso Noble Herrera: un segundo examen de ADN dio negativo
Tamaño del texto

Concluyó ayer el segundo examen sobre la filiación de Marcela y Felipe Noble Herrera: luego de cotejar el ADN de ambos jóvenes, la Justicia comprobó que no son hijos de personas desaparecidas en 1975 y 1976, año este último en que nacieron los hermanos.

Este estudio, realizado en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) y finalizado ayer, es el más importante de los tres ordenados por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, porque el cotejo consistió en comparar los perfiles genéticos de Marcela y Felipe -que nacieron a comienzos de 1976 y fueron entregados en guarda, respectivamente, en mayo y julio de ese año-, con el de familiares de personas que desaparecieron en los 24 meses más próximos a aquellas fechas.
Así, el resultado del segundo examen, que se hizo por una doble vía -manual e informatizada- se suma al que el lunes último arrojó el primer estudio, en el que la Justicia y los peritos arribaron a la conclusión de que los hijos adoptivos de la directora del diario Clarín, Ernestina Herrera de Noble, no son descendientes de las dos familias Miranda-Lanoscou y García-Gualdero.
Los resultados a los que arribó el BNDG con procedimientos científicos -que sólo permiten atribución la filiación de una persona cuando se llega al 99,99 por ciento de certeza- refutan fundamentos centrales de la acusación.    
En un  comunicado de  Las  Abuelas  indican que "el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) comunicó anoche que, en tres de las 55 familias cuyo perfil genético fue confrontado con el de Marcela, no puede determinarse si mantienen o no vínculo biológico con la joven, y que una de las 57 familias cotejadas con el perfil de Felipe, tampoco puede concluirse si mantiene o no parentesco".   “Es decir, que deberá completarse la información genética de esas tres familias para determinar si Felipe y Marcela mantienen o no parentesco con ellas".
Agrega además el texto que "el terrorismo de Estado borró todas las huellas de los desaparecidos y su descendencia. Por eso, las Abuelas partimos de dudas, nunca de certezas. El rompecabezas se va rearmando gracias a la información que la misma sociedad nos brinda, pero muchas veces resulta imposible completarlo".
"El cotejo con el resto del Banco continuará luego de la feria judicial. Sólo entonces habrá concluido la pericia. No existe un resultado negativo. Las Abuelas continuamos cautelosas y expectantes a los nuevos cotejos y a la posibilidad de que el Banco se complete para que tanto las Abuelas como Marcela y Felipe finalmente podamos saber si son o no hijos de desaparecidos", finaliza el comunicado. La causa comenzó en 2001 y, luego de varios años de trámites judiciales, la magistrada ordenó la extracción compulsiva de sangre y saliva.  El 17 de junio, los hijos de la directora de Clarín aceptaron realizarse el estudio y solicitaron que sus perfiles genéticos se compararan con los de todas las familias que están registradas en el Banco Nacional de Datos Genéticos. El 24 de junio concurrieron al BNDG para extraerse sangre y saliva.   ¿ El final de una larga causa y muchas dudas ?




Más noticias