Malvinas Sáb. 18 Sep. 2021

"Tierra del Fuego puede dar el puntapié, denunciando a las empresas que pescaron y pescan en Malvinas"

"Tierra del Fuego puede dar el puntapié, denunciando a las empresas que pescaron y pescan en Malvinas"
Tamaño del texto

El fundador de la Unión Malvinizadora Argentina, Luciano Moreno Calderón, con el objetivo de continuar avanzando en la búsqueda de fundamentos y apoyos para nutrir el proyecto fueguino que busca denunciar al Reino Unido y las empresas que pescan en Malvinas, entrevistó al Secretario General del Sindicato de la Actividad Naval de Mar del Plata (SANAM)*, Walter Daniel Castro, quien no solo brindó su apoyo volcando una inmensa cantidad de información que prueba la viabilidad y necesidad de llevar adelante la iniciativa -o por lo menos, iniciar un camino que visibilice la intención de avanzar en ese sentido-, sino que señaló algunas empresas que hoy podrían ser las denunciadas en nuestro país, según los términos de lo establecido en 2008 por medio de la Ley "Nestor" (Nº 26.386)*.

El fundador de la Unión Malvinizadora Argentina, Luciano Moreno Calderón, con el  objetivo de continuar avanzando en la búsqueda de fundamentos y apoyos para nutrir el proyecto fueguino que busca denunciar al Reino Unido y las empresas que pescan en Malvinas, entrevistó  al Secretario General del Sindicato de la Actividad Naval de Mar del Plata (SANAM)*, Walter Daniel Castro, quien no solo brindó su apoyo volcando una inmensa cantidad de información que prueba la viabilidad y necesidad de llevar adelante la iniciativa -o por lo menos, iniciar un camino que visibilice la intención de avanzar en ese sentido-, sino que señaló algunas empresas que hoy podrían ser las denunciadas en nuestro país, según los términos de lo establecido en 2008 por medio de la Ley "Nestor" (Nº 26.386)*. 
 
 
EL PROYECTO, que fue presentado por la Unión Malvinizadora Argentina en el cuerpo legislativo provincial fueguino el 7 de julio de 2020, y que tomara estado parlamentario gracias al Partido Verde ese mismo año como Asunto 379/20*, tiene como objetivo crear por ley un consejo de especialistas para cuantificar el impacto y perjuicio económico-ambiental que produjo y produce la pesca ilegal en Malvinas, y analizar la necesidad, oportunidad y estrategia para denunciar al Reino Unido y a las empresas que furtivamente depredan nuestros recursos en perjuicio de la economía, la biodiversidad y los ecosistemas del territorio fueguino y argentino, y solicitar una compensación resarcitoria.
 
 
 
ENTREVISTA:
 
- ¿Qué te parece el proyecto? ¿Es cuantificable el daño causado?
 
 
 
Estamos sufriendo un perjuicio notable. No solo la provincia, sino también Nación. Para que la gente entienda de qué estamos hablando,  por ejemplo, si tomamos solo las empresas españolas que toman licencias ilegales emitidas por el gobierno de ocupación de Malvinas, estamos hablando de 16 buques que operan en Malvinas con base en el puerto de Vigo, solo esas embarcaciones pescan en dos fases de temporadas en un mismo año (son dos por año), más que toda nuestra flota potera nacional. Toda la flota pesquera nacional, pescó alrededor de 100 mil toneladas en un año; estos 16 buques cuando arrancaron la segunda temporada en agosto (para completar el año) ya se habían llevado 80 toneladas de calamar. Ahí ya podes empezar a cuantificar el daño. Y eso sin contar las flotas de otros países que pescan de manera "alegal".
 
 
 
Nosotros tenemos una Ley Nacional (Nº 26.386/2008)* que expresamente impide operar en Malvinas y en el Continente, pero, a pesar de eso, actualmente tenemos empresas que han extraído recursos en Malvinas con ilegítimas licencias coloniales y en el Mar Argentino con licencias argentinas. El caso concreto es PescaPuerta, que fue denunciado por nosotros y varios medios, pero que los gobiernos no la han interpelado. Es más: gozan de una cantidad de cuotas de captura más que importante en nuestro caladero.
 
 
 
Te pongo un ejemplo concreto para que veas que es cuantificable el daño: nosotros tenemos una empresa española, cuya matriz está en España, que era la empresa Pescanova*, que fue motivo de la quiebra fraudulenta no inmobiliaria mas grande de la historia europea. Esa empresa, tiene una filial que trabaja en Argentina, que se llama ArgeNova* -y es filial de su matriz Pescanova-, y cuando los síndicos abren los libros de la empresa Pescanova, se encuentran que tenían dos empresas de fantasía que operaban en Malvinas y en el Continente, esas empresas, habían triangulado con una oficina inexistente en Argentina (de firma Pescafina), y habían sacado más de 2500 millones de euros en facturación, y acá nadie interpeló a esta empresa Argenova.
 
 
 
Cuando los síndicos abren los libros, se dan cuenta que existía algo que ni ellos sabían. En el mundo hay solamente dos empresas que pueden pescar en la Antártida. Una tiene permisos de Pescanova. ¿Quien le dio el permiso? Porque la puerta de ingreso a la Antártida es grandísima. Entonces, si una empresa que opera con del caladero argentino, a su vez tiene uno de los dos únicos permisos que existen en el mundo para operar en la Antártida, Argentina debe averiguar qué pasó; y debe saber que nosotros cuando hablamos de territorio marítimo (Malvinas, Antártida e islas del Atlántico Sur) tenemos que tener en claro todo en lo que nos tienen usurpado y en donde nosotros no ejercemos una política pesquera correcta en beneficio de nuestros intereses, equivale a una extensión territorial de 10 provincias ocupadas. Y eso pasa con el 1.600.000 km que nos tienen ocupados.
 
 
 
- ¿Creés que esta denuncia podría ser un puntapié para tirar del hilito?
 
 
 
Yo creo que sería más que un puntapié. Es una manera de decir: basta. Solamente para mostrar que es visible y cuantificable el daño, vamos a suponer que solo pescan los 16 buques que cité al principio: cuantificamos todos los años que operaron con mas pesca que la flota argentina, depredan especies migrantes cuyas medida para el mercado europeo se da justamente en Tierra del Fuego. Eestamos hablando de más de 300 o 400 millones de dólares anuales, solo de calamar; el langostino (8.000 US$ la tonelada), la centolla, las austro merluza (+ de 20.000 US$ la tonelada) y eso se lo llevan en silencio cuatro empresas españolas.
 
 
 
- ¿Argenova sigue pescando simultáneamente en caladeros argentinos con permisos de Argentina y también de la colonia?
 
 
 
Ellos dicen que junto con el fallo que generó la quiebra y dio por terminada la empresa, ese año se habrían desprendido las empresas. Pero a nosotros, en este reclamo que vos impulsas, como país, nos asiste el derecho de resarcimiento que vaya desde la entrada en vigencia de la Ley Nº 26.386 hasta el momento del fallo de la quiebra. Tranquilamente desde el 2008 al 2018 podemos comenzar a analizar en cuánto me perjudicaste. Es mucha plata. Y estoy hablando de una sola empresa que sub-facturó en más de 14 mil facturas apócrifas más de 2500 millones de euros, en una oficina inexistente en el barrio de Palermo.
 
 
 
- ¿Y hasta la fecha esto no se denunció?
 
 
 
Nosotros le damos los nombres a la Subsecretaría de Pesca* y mostramos las triangulaciones, y te dicen que eso no prueba o "motivo suficiente*", cuando sí lo es. Cuando Pescapuerta, a través de sus factorías, está pescando en Malvinas y, a su vez, Pescapuerta está pescando en el continente, tranquilamente es como mínimo para que el Estado le diga: "Venga para acá, vamos a analizar su cuota y vamos a ver cómo me perjudicó hasta acá".
 
 
 
Sin decirle a cada uno cómo tiene que hacer su trabajo, me atrevería a decirte que la provincia debe empujar a la Nación a que haga esto. Si todos los recursos pesqueros bajaran a la provincia, ya no sería solo una provincia dedicada principalmente al turismo. Tendría procesos de industrias derivadas. Los dueños de los recursos somos nosotros, y los sucesivos gobiernos han administrado para capitales trasnacionales que siempre te amenazan con que se llevan la empresa. Pero en la circunstancia en que se encuentra el mundo y con la necesidad de comida, como la que es capaz de elaborar nuestro caladero, ¿vos te crees que alguien se puede ir de acá?
 
 
 
Todo lo que se llevan sin procesar, para procesar y exportar desde Europa, o sea que ni siquiera entramos en la cadena de valor agregado; lo pescan y se lo llevan. Si pudiéramos explotar el recurso y transformarlo, tendrías toda la Patagonia ocupada con producción.
 
 
 
Mal que nos pese a los argentinos, los kelpers, en algunos aspectos, van en camino a hacer cosas que nosotros no hacemos, y tomando lo que se venimos pregonando desde el 2003, para hacerlo en la colonia. Ahora, los kelpers te dicen que, si vos querés tener una operación de pesca en la colonia Malvinas o ser tenedor de cuotas, el 51% del paquete accionario debe ser malvinense y formar una empresa. Acá no. Acá te operan desde España con una central (filial), y vos sos meramente una filial, cuando en realidad sos el dueño del recurso, y tenés que poner condiciones. No podemos seguir trabajando con filiales o empresas mixtas. Eso no pasa en el mundo.
 
 
 
Esta Nueva Pescanova se lleva de nuestro país alrededor de 20.000 toneladas de langostino argentino, y de esas, mas todo lo que pescan en el mundo, se llevan 400.000 toneladas. Esa empresa factura más de 1000 millones de euros anuales, y su propia página comercial se encarga de decir que la filial más rentable del grupo es la de Argentina, y nosotros no los interpelamos. ¿Cómo eso no va a ser cuantificable?
 
 
 
En 2023 se vencen las cuotas y hay que discutirlas. Nosotros tuvimos dos elementos que fueron primordiales para el manejo de la pesca. Uno fue la Ley Nº 26.386 que no permitía justamente operaciones laterales y otro fue el régimen de cuotificación que se puso en el gobierno de Cristina Kirchner que entró en vigencia en 2009, y ese régimen hay que rediscutirlo en dos años en el cambio de gobierno. Hoy estamos en el momento justo para que iniciativas como tu proyecto, tomen estado público y se diga: "Hasta acá se vino trabajando de esta manera y mal, y a partir de ahora hay que hacerlo mejor".   





Más noticias