Internacional Lun. 14 Jun. 2021

Horror en España mató a sus hijas y las tiró al mar atadas a un ancla

Horror en España  mató a sus hijas y las tiró al mar atadas a un ancla
Tamaño del texto

En Tenerife, en las Islas Canarias, un hombre secuestró, drogó y mató a sus hijas, metió los cuerpos en bolsas y las tiró al mar. Una tenía 6 años y la otra, 1. Después de dos meses de búsqueda se halló el cadáver de la mayor, a 1.000 metros de profundidad, atada a un ancla.

 
Según la justicia, el padre “de manera deliberada quiso colocar (a su expareja y madre de sus hijas) en la incertidumbre acerca de la suerte o destino que habían sufrido Olivia y Anna“. La jueza emitió una  orden internacional para la detención del presunto parricida por dos delitos agravados de homicidio y uno contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.
Tomás Gimeno, secuestró a sus dos hijas en Tenerife, metió el cadáver de su hija mayor Olivia en una bolsa de deporte y la amarró a un ancla en el fondo del mar.
Tras el hallazgo del cuerpo sin vida de la pequeña este jueves, el  Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha señalado que fue encontrado por el robot del buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa tinerfeña.
Junto a la bolsa de deporte donde estaba Olivia había otra bolsa vacía. El buque continúa su rastreo en la zona para localizar a Anna, la otra pequeña desaparecida.
La desaparición de Anna y Olivia se produjo el martes 27 de abril. Tomás Gimeno recogió a sus hijas a las cinco de la tarde, tal y como había pactado con Beatriz, madre de las niñas. Aunque debía entregarlas a las nueve de la noche, nunca llegó a hacerlo. A partir de entonces se suceden una serie de llamadas en las que advierte a la mujer de que no las volverá a ver nunca más.
Al día siguiente  aparece una embarcación propiedad de Gimeno a la deriva y vacía frente al Puertito de Güímar, con la primera luz del día se despliega un amplio dispositivo de búsqueda que encuentra flotando en el mar una silla de coche para bebés que pertenecía  a la menor de las niñas.
Las cámaras del Puerto captaron a Gimeno el día de la desaparición. Según las imágenes, llega al muelle con su coche. Realiza  varios viajes entre su vehículo y la lancha para llevar bolsos, maletas y ropa.  Sale a navegar y regresa a la hora. Compra un cargador en una gasolinera cercana, carga la batería en la garita del vigilante del muelle deportivo y a las doce y media zarpa por última vez.
Este sábado el Tribunal Superior de Justicia de Canarias comunicó que la pequeña Olivia Gimeno falleció a causa de un edema agudo de pulmón, según la autopsia a la que fue sometido su cuerpo, y a la espera del resultado de los análisis toxicológicos, biológicos e histopatológicos.




Más noticias