Nacional Mar. 12 Feb. 2019

Denuncian agresiones contra los participantes de la marcha por la Soberanía al Lago Escondido

Denuncian agresiones contra los participantes de la marcha por la Soberanía al  Lago Escondido
Tamaño del texto

La cuarta Marcha por la Soberanía al lago Escondido sufrió intimidaciones y agresiones, según denunciaron sus organizadores. Personal de la empresa de Joe Lewis intentó frenar la caminata hacia el espejo de agua. En el lago, lanchas de Lewis habrían embestido contra un kayak con manifestantes.

La 4° Marcha por la soberanía al Lago Escondido se realizó con dos grupos. Ambos grupos fueron por senderos distintos y se encontraron el día sábado en una isla en medio del lago: un grupo entrenado de 20 personas salió el miércoles desde el “camino de montaña”, mientras que otro grupo de 60 personas partió el mismo día sábado con camionetas 4x4 y caballos por el camino de Tacuifí, que es más corto y seguro.
 
Según un comunicado de los organizadores los manifestantes que participaron del grupo que se dirigió por el Camino de Tacuifi, han retornado todos al campamento base y se encuentran en perfecto estado. Mientras que los que realizan el camino de montaña emprendieron hoy el regreso. Se estima su arribo a El Bolsón para el día martes 12 de Febrero.
 
A través de Facebook, los organizadores de la marcha explicaron que “noventa compañeros” superaron los “obstáculos puestos por la empresa Hidden Lake S.A y su representante (Nicolás) Van Ditmar que cerraron el camino con tranqueras por medio de cadenas y candados, y presencia intimidante de personal de seguridad de la empresa”.
 
Los abogados de los manifestantes lograron la autorización para continuar por el camino Tacuifí. Esa resolución “enfureció a la direccion de la empresa. Pese a esto se logró cruzar el río Foyel y acceder por el camino de servidumbre (Tacuifí) en la propiedad de Joe Lewis. Ya de noche unos 21 compañeros/as como vanguardia acompañados por nuestros corresponsales y la televisión francesa, a poca distancia de acceder a la orilla del lago Escondido recibieron la orden de evacuar por orden del juez y la policía, por seguridad, debido a la condiciones de la noche”, se detalló.
 
“Pese a la insistencia de continuar por parte de los compañeros que conformaban la marcha, no tuvieron otra alternativa que acatar la orden. La policía los trasladó hasta la ruta 40”.
 
En tanto, la columna que marchó por el camino público de montaña (prácticamente inaccesible), “luego de tres días de marcha, al llegar al lago se enfrentó a todo tipo de presiones y obstaculizaciones por parte de la patota de Joe, a la que se sumó la privación ilegítima de la libertad y tortura y atentado.
 
La situación más tensa y violenta la vivieron tres manifestantes de la columna del Camino de Montaña que fueron evacuados por personal de Policía de Montaña, luego de que dos lanchas de Joe Lewis rodearan a dos de ellos que navegaban el Lago Escondido en kayac, los embistieran y arrojaran su equipaje al agua y voltearan el kayak.
 
De acuerdo al informe de los organizadores, en el kayak “navegaban dos compañeros que fueron amenazados de muerte y arrojados al agua helada y dejados hasta que ya en estado de hipotermia fueron subidos a una de las lanchas camufladas de la empresa que los embistió y los arrojaron a la costa. Todos sus equipos fueron incautados”.
 
En ese momento, “los compañeros del campamento los socorrieron y presionaron a la policía para que intervinieran y luego de varias horas lograron que fueran evacuados”.
 
 “Abogados de la fundacion FIPCA ya presentaron un hábeas corpus para que se les dé seguridad” e iniciaron denuncias penales.
 
Finalmente, los organizadores señalaron que “Van Ditmar se había juramentado que no íbamos a acceder al lago Escondido y lo logramos”.

GALERÍA DE FOTOS





Más noticias