Opinión Ju. 07 Feb. 2013

Manifestaciones de un planeta enfermo, ¿qué nos espera?

Tamaño del texto
Columna de Opinión por el Profesor Pedro Martínez: "La Tierra tiembla, se manifiesta, nos estremece a todos y recién queremos tomar conciencia de lo que está pasando".
Las autoridades de Beijing instaron a los habitantes a no salir a la calle ante el nuevo ascenso de la contaminación, que recuperó los peores niveles de la escala, con una concentración de 393 microgramos que pueden infiltrase en los pulmones o en la corriente sanguínea. Los glaciares se derriten a un 30% más rápido de lo calculado. El calor se torna cada vez más fuerte, Un tornado devastó a tal zona, Tormentas con granizo, etc, etc, La Tierra tiembla, se manifiesta, nos estremece a todos y recién queremos tomar conciencia de lo que está pasando.

Leer esto en los medios de comunicación, es algo así como apocalíptico, o confirmar lo que algunos ya manejamos…es comenzar a tocar fondo, el inicio de lo que posiblemente comenzarán a sufrir todos países, incluidos nosotros, contaminación ambiental y sobre todo, falta de agua potable.

¿Y qué hacemos ante esta realidad?  Nada, por el contrario seguimos depredando, desperdiciando miles y miles de litros de agua potable, creando basurales a cielo abierto en cada esquina, desviando ríos, que a la larga o a la corta siempre buscan su cauce y provocan desastres a su paso, deforestando, cortando árboles porque nos molestan, sin embargo, luego en épocas de calor intenso buscamos su sombra y éste ya no está; se desploma el glaciar perito Moreno y los medios lo toman como un espectáculo a presenciar, sin darse cuenta o quizás si, que la pérdida de un glaciar es la perdida de las reservas de agua potable de la humanidad; continuamos haciendo acciones que perjudican a los demás y a nosotros mismos; es así que el hombre se convierte en víctima y victimario de su propia habitad, y en esto corren con ventaja los animales irracionales, porque ellos pueden ir transformándose, nosotros debemos acostumbrarnos y eso lleva su largo tiempo.

¿Y cómo resolvemos, atenuamos o revertimos este pronóstico? Revertirlo es prácticamente imposible, resolver esa es la idea; atenuar es lo que queda.

Después de mucho trabajo realizado, llegamos a la conclusión que lo único que nos queda para atenuar esta situación es la educación ambiental temprana, inculcar al educando desde el nivel inicial (jardín de infantes) hasta la finalización de su secundaria, el amor a su Planeta, comenzando desde cosas insignificantes, que el niño comprenda que no debe tirar al medio ambiente el papel del caramelo que consumió, entonces él será el referente en su entorno, (casa, escuela, clubes, etc) que llevará el mensaje a los demás.

El niño es investigador e inquisidor, corregirá en su casa cualquier actitud antisocial para con la Madre Tierra, interpelará y contará las experiencias dentro de su escuela, mostrará a los adultos lo que aprendió de parte de sus maestros, y muy seguramente impondrá a sus familiares conductas olvidadas o desconocidas.
No podemos desaprovechar el potencial que tienen, son dúctiles y absorben toda la información que reciben y la llevan hasta que son adolescentes y la mayoría las llevará hasta su adultez.

Pero, para esto hace falta la decisión política de que se realice dicha instrucción, y en los organismos correspondientes facilitar las herramientas correspondientes y no estar encontrándolo miles de patas al gato. La instrucción debe ser ya, por el bien de todos, o qué posta queremos dejarles a los que siguen? O nos preocupamos tan solo por nosotros mismos, y creemos que lo único que salvará a la humanidad es el dinero?  Si es así, que equivocados estamos.

Cuando ya no haya agua potable, quiero que alguien ponga en un vaso todos los billetes que fue juntando en su vida, podrá tomarlos para saciar su sed.
 
 
Pedro Martínez
Conciencia Ambiental Tucumán.
 
 
 

Más noticias