Opinión Mi. 31 Oct. 2012

Se fue la Niña y viene el Niño

Tamaño del texto
El planeta va a seguir reclamando y responde a nuestras agresiones, nos esta devolviendo todo lo que le hacemos, deforestación, minería, industrias derrochando grandes cantidades de agua, contaminando nuestro aire, basurales a cielo abierto etc, y sobre todo la avaricia de querer mas y mas, nos llevo a todo esto, sin importarnos el futuro.

* Prof. Pedro Martínez

 
El planeta va a seguir reclamando y responde a nuestras agresiones, nos esta devolviendo todo lo que le hacemos, deforestación, minería, industrias derrochando grandes cantidades de agua, contaminando nuestro aire, basurales a cielo abierto etc, y sobre todo la avaricia  de querer mas y mas, nos llevo a todo esto, sin importarnos el futuro.

Esto trajo aparejado dos fenómenos al cual nos fuimos acostumbrando paulatinamente a compartir sus berrinches y desajustes. Tal cual lo dice su nombre, la Niña y el Niño (resultados del cambio climático) juegan con parámetros del clima y hacen de las suyas.

Después de una larga sequía, el clima parece encarar un cambio. Tras casi dos años dominados por La Niña –que dejó veranos calientes y suelos secos–, El Niño estaría listo para tomar su lugar.

El aumento de precipitaciones afectará principalmente al área metropolitana, y al centro y noroeste del país.

El Niño es generado por cambios en la temperatura de las aguas superficiales del Pacífico. Está asociado con fuertes lluvias en Sudamérica y el sur de los Estados Unidos y sequías extremas en el sudeste asiático y Australia. Todo depende de qué tan fuerte venga.

“Los Niños fuertes están bien caracterizados”, además de las precipitaciones, probablemente se den más días con cielo nublado y mucha humedad”, la temperatura algunos trabajos han demostrado que en los años Niño, las temperaturas en el norte, y el noreste argentino tienden a ser mayores a lo normal en invierno y menores en verano”.

Las lluvias serán mayores a las normales, en el centro y norte del litoral, con temperaturas superiores a las normales en el centro y norte y la zona cordillerana patagónica en el invierno y la primavera. “El resto del invierno no será riguroso, las  señales del cambio climático ya están prácticamente a la vista, hasta de las personas más escépticas.

Los fenómenos meteorológicos  son cada vez más frecuentes y se presentan con mucha más furia. El huracán Sandy en Estados Unidos,  el país  más contaminante no dio jamás un paso atrás,  la tormenta en Buenos Aires, y al otro día un tornado con lluvia que duró diez minutos, pero destruyó cincuenta casas, gente desesperada, sin techo.

Los llamados de atención vienen sucediendo hace mucho tiempo, pero a pocos les importa, porque valga la redundancia "los intereses" son más importantes que las vidas humanas, ahora esto viene en picada, pasan cosas en Argentina y también en todas partes del mundo, el hombre solo colaboró para que esto suceda.
 
Estas son señales plenamente abiertas de alerta, con graves y grandes impactos  para nuestro planeta y por ende para nosotros mismos.
 
Pareciera que el precio de ignorar los efectos del cambio climático tendrá como consecuencia el incremento de la temperatura del planeta que hará que la situación empeore". La situación, a primera vista se pondrá peor en vez de mejorar, ya que nadie hace lo que se debe, no se respeta a la madre tierra, al contrario se la sacrifica día a día, y en un tiempo  más cercano podrá hasta cambiar la geografía de los países del mundo de modo diferente a la actual.
 
El hombre es víctima y victimario, pero las responsabilidades no son todas iguales- quienes toman las decisiones en los gobiernos tienen que adoptar medidas enérgicas para cambiar los sistemas de producción y consumo, los de generación de energía y el tipo de combustible que usamos.
 
Hay que crear conciencia, pero el despertar de esta  es individual y tiene que ver con el compromiso que cada uno tiene con la Madre Tierra.  Existe una realidad  científica para algunos. Para otros se ponen presentes las profecías bíblicas…tristemente pareciera que será tarde cuando en realidad se quiera tomar conciencia…pero… la pregunta flota en el aire: ¿la humanidad va a responder con la celeridad necesaria ante lo urgente de los cambios que ya se están presentando?
 

 Prof. Pedro Martínez: Titular  de Conciencia ambiental Tucumán, grupo formado por jóvenes universitarios y secundarios consustanciados por la problemática ambiental actual que trabaja  en pos de una mejor conducta con nuestra Madre Tierra.

Más noticias