Internacional Vi. 26 Ago. 2022

Bachelet recibió a la mujer y los abogados de Assange, preocupados por la posible extradición a EEUU

Tamaño del texto
La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, recibió en Ginebra a la esposa y los abogados del fundador de Wikileaks, Julian Assange, quienes le expusieron sus recelos sobre la posible extradición del periodista a Estados Unidos.
Bachelet, que la próxima semana dejará su cargo como Alta Comisionada, recibió ayer en Ginebra a Stella Assange y a los abogados Baltasar Garzón y Aitor Martínez, que denunciaron que hubo violaciones de los Derechos Humanos en este caso.
 
El entorno de Assange, quien sigue detenido en el Reino Unido, teme que incluso su vida corra peligro si finalmente es trasladado a Estados Unidos, en virtud de una orden firmada en junio por el Gobierno británico y pendiente de dos recursos.
 
La Fiscalía estadounidense acusa a Assange de espionaje por la filtración de miles de documentos secretos en internet.
 
Los abogados hicieron hincapié en que Estados Unidos invoca una ley de 1917 para perseguir a un periodista y que este tipo de regulación no tendría cabida dentro de los estándares penales de Europa. Además, advirtieron de que la causa incurre en una "extraterritorialidad abusiva", según consignó la agencia de noticias Europa Press.
 
Washington lo reclama para procesarlo por 18 delitos de espionaje e intrusión informática por las revelaciones de su portal Wikileaks que, según su equipo legal, pueden acarrear hasta 175 años de cárcel en ese país.
 
Los abogados indicaron cómo este caso supone también "una agresión contra la libertad de la prensa a nivel global y sobre el derecho al acceso a información".
 
También abordaron cómo el caso "viola el principio de proporcionalidad", ya que Assange afronta una potencial pena de prisión en ese país de 175 años, una pena de por vida de facto, "simplemente por publicar información relacionada con crímenes internacionales, que son crímenes por los que la comunidad internacional tiene la obligación de llevar a juicio".
 
Garzón y Martínez informaron a Bachelet de las causas abiertas en España para investigar a la empresa que proporcionaba servicios de seguridad en la Embajada de Ecuador en Londres, donde Assange permaneció recluido hace cinco años, y que supuestamente colaboró con la Inteligencia norteamericana.
 
La esposa del fundador de Wikileaks, por su parte, centró su conversación con la expresidenta chilena en el delicado estado de salud en que se encuentra Assange y recordó que un informe de un relator especial de la ONU ya alertó de que estaba sometido a una situación equiparable con la tortura.

Más noticias