Opinión Sá. 11 Jun. 2022

10 de junio. Un día de afirmación nacional, profundamente fueguino

Tamaño del texto
Gracias a la Ley 20.561, se fija a modo de "expresión de soberanía que se celebrará todos los años en todo el país", el 10 de junio como "Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y sector antártico", en conmemoración a la trascendental creación en 1829 de la "Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico".

Por:
Luciano R Moreno Calderón


Gracias a la Ley 20.561*, sancionada el 14 de noviembre del 73´, se fija a modo de "expresión de soberanía que se celebrará todos los años en todo el país", el 10 de junio como "Día de la Afirmación de los Derechos Argentinos sobre las Malvinas, Islas y sector antártico", en conmemoración a la trascendental creación en 1829 de la "Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas y las adyacentes al Cabo de Hornos en el Mar Atlántico". Un indiscutible hecho de estatalidad argentina, con enormes implicancias geopolíticas, hoy no solo extremadamente vigentes. 
 
 
Para empezar seriamente a analizar la "fueguinidad" de esta ley -si es que por una licencia se me permitiera literariamente el uso del "fuiguinómetro"-, no puedo hacerlo de otro modo, que desde sus mismos cimientos. Y quien presentó en el cuerpo legislativo nacional la iniciativa hoy ley, y abogó para su aprobación, fue una histórica referente fueguina, Esther Fadul*. Una persona de impecable y extensísima trayectoria en la defensa de los intereses argentinos y fueguinos, sobre el inmenso territorio que actualmente usurpa el Reino Unido.
 
 
 
En este sentido, y a fin de brindar una idea del lugar y espacio geográfico a que refiere este día de "afirmación soberana", les propongo un juego mental.
 
 
 
Hagamos de cuenta que somos tan grandes como para poder ver el Planeta Tierra como un globo terráqueo de librería. Luego, con la tierra en frente, podremos constatar que, si colocáramos un enorme alfiler entre las islas Malvinas y las costas de la Patagonia (en el Mar Argentino), luego otro sobre la parte más Este de las islas Sándwich del Sur, y otro en el centro del Polo Sur, sería necesario un hilo de aproximadamente 11.148km de largo para poder unir esos puntos en recorrido ida y vuelta (Malvinas - Sándwich del Sur - Polo Sur - Malvinas). No solo eso, sino también podríamos observar que, dentro de ese perímetro trazado por el hilo de 11.148 km, existe un inmenso territorio -terrestre y marítimo- de aproximadamente 6.000.000 de Kilómetros cuadrados, todos pertenecientes a la provincia surgida del Territorio Nacional de "Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur", que hoy lleva el mismo nombre.
 
 
 
Esos 6 millones de kilómetros cuadrados, todos de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, por todo lo que contienen hoy y a futuro son infinitamente más ricos que el diamante que parecieran dibujar en el globo terráqueo. Pero, no casualmente, de esos 6 millones de km2 de territorio marítimos y terrestres, 1,5 millones están siendo usurpados, depredados y militarizados hoy por el Reino Unido, y los otros 4,5 millones -correspondientes al Territorio Antártico Argentino-, la misma potencia colonizadora pretende incorporarlos a sus posesiones coloniales.
 
 
 
Y sobre esto último es importante resaltar que el Sector Antártico Argentino, a contraparte de lo que parecieran pensar alunos teòricos de la internacioalización de los territorios argentinos, existe. Es una porción territorial donde la República Argentina es soberana. Es decir, es un territorio sobre el cual nuestro país tiene probados  derechos de soberanía, que explican con claridad que, el nombre "Sector Antartido Argentino", no puede ser interpretado como una "invención aspiracional" para uso político interno o externo. El "Sector Antártico Argentino" existe. Y esto lo explica con mucha claridad el Lic. Guillermo Lascano* en su trabajo "Complejidad histórica y jurídica en el Sector Antártico".
 
 
 
Es decir, nuestros derechos soberanos avalados incluso por la presencia ininterrumpida más extensa, están resguardados por un "Tratado Antártico"  que solo prohíbe a los estados firmantes hacer nuevas reclamaciones sobre dichos territorios (Art 4 (1.a) y Art 2) mientras esté vigente dicho tratado, pero no el ejercicio institucional interno de poner esos territorios como integrantes del patrimonio nacional, en este caso indiscutiblemente argentino. Y esta orientación interpretativa de dicho "Sistema del Tratado", puede verse con claridad, en lo que fue la sanción y aprobación en 2009 del llamado Tratado de Lisboa, en el cual, en su Anexo II, el Reino Unido incluía las Islas Malvinas, las Georgias del Sur, las Sándwich del Sur, y el "Territorio Antártico británico" (resultante del robo de los territorio antárticos de Argentina y Chile) como Territorios de Ultramar británicos. Si ellos lo hacen, nosotros deberíamos entender que también podemos hacer respetar nuestros intereses, para por lo menos en eso ser menos genuflexos.
 
 
 
Personalmente me gustaría que el 2023, al cumplirse los 50 años de la sanción de la ley que instauró este día de reafirmación, todos los mensajes para conmemorarlo e imágenes que hagan referencia él, tengan en cuenta que la reafirmación no es solo por Malvinas, sino por todas las islas del Atlántico Sur usurpadas y también por el Sector Antártico Argentino. Todos territorios argentinos y fueguinos, que juntos, con sus espacios terrestres y marítimos, suman más de 6 millones de kilómetros cuadrados, repletos de recursos y oportunidades ya depredadas y agotadas en todo el resto del mundo, y que las garras del colonialismo quiere usar para saciar su criminal e insaciable apetito colonial.
 
 
 
Así como la ley de ampliación de la plataforma continental y la ley de mapa bicontinental ayudaron a llevar luz sobre la dimensión de nuestros territorios en las universidades, en la academia y en los colegios, esta ley debe llevar claridad, también, sobre la inmensidad de nuestro territorio nacional y los históricos eventos que exhiben que, desde el nacimiento mismo de nuestra nación, todos los territorios hoy usurpados por el Reino Unido son indiscutible argentinos, y fueguinos.

Galería multimedia

Más noticias