Actualidad Ma. 16 Ago. 2011

Chile: piden sacar el Ejército a las calles y dar fin a las protestas

Tamaño del texto
El alcalde de Santiago fue el autor de la propuesta. Además buscan prohibir que quienes participen en marchas lo hagan con el rostro cubierto y aumentar a tres años de cárcel la pena para los detenidos
Una medida del alcalde oficialista de Santiago, Pablo Zalaquett, generó polémica en medio de las protestas estudiantiles en Chile, que reclaman una mejor educación: sacar a los militares a las calles para contener las protestas sociales.
La presidente de la Federación de Estudiantes de Universidad de las Ciencias de la Educación (Feumce), Camila Donato, comparó la aplicación de esta medida con las prácticas de la dictadura militar.
"Estos dichos del alcalde demuestran que esta es la misma derecha que escribió la Constitución, que fue parte de la dictadura militar, que torturó y que mató, y que usa las mismas prácticas del régimen militar", señaló la dirigente estudiantil.
"Si el alcalde de Santiago llama o hace una amenaza ante una manifestación estudiantil que es pacífica, que es creativa y que es masiva, demuestra lo lejos que están ellos del diálogo", añadió.
Otra iniciativa oficial, que busca prohibir que los manifestantes actúen con sus rostros ocultos, causó revuelo entre la oposición, en medio de la ola de protestas que atraviesa el país, sobre todo por los reclamos estudiantiles.
Mientras los partidos de la alianza gobernante califican de positiva la propuesta, la opositora Concertación subraya que las reformas legales sólo van encaminadas a mantener el orden y no a la esencia del problema.
El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció el sábado último un proyecto de modificación legal tendiente a prohibir que quienes participen en marchas y manifestaciones públicas lo hagan con el rostro cubierto y, además, aumentar a tres años de cárcel la pena para los detenidos por desórdenes públicos.
La diputada de la Unión Demócrata Independiente (UDI), María Angélica Cristi, consideró que se trata de una buena medida, en tanto el diputado demócrata cristiano Juan Carlos Latorre cree que el Ejecutivo tiene errado el foco principal.
En las últimas jornadas de protestas protagonizadas por el sector estudiantil en demanda de una educación pública de calidad e inclusiva, encapuchados generaron desórdenes, quemas de autos y ataques a negocios, pero los jóvenes adjudicaron esas acciones a infiltrados que buscan desvirtuar el reclamo.
Según la publicación digital El Ciudadano, el titular de Interior busca frenar el avance del movimiento estudiantil, que ha convertido la calle en el escenario de su protesta.
La acción "en el fondo busca facilitar el trabajo a la policía para la persecución y procesamiento de quienes han tomado una posición más radical para hacer frente al sistema neoliberal", asegura.

Más noticias