Opinión Vi. 30 Sep. 2016

“Los jubilados del todavía IPAUSS, estamos en emergencia”

Tamaño del texto
Nota de opinión de los jubilados, un pedido para la dirigencia política fueguina para que con la responsabilidad que les otorgó el voto ciudadano, sean capaces de escuchar lo que les dicen los jubilados, las razones de sus planteos y “Revisar los artículos de la ley que los lesionan directamente”
 
 
Ocho meses transcurrieron desde la sanción de la ley de emergencia previsional, 1068. Tiempo de reclamos, de pronunciamientos, de cruces verbales y de los otros, tiempo de silencios y de mucho ruido también.

Nosotros, los jubilados del todavía IPAUSS, estamos en emergencia:

Emergen nuestras palabras, pronunciadas para defender lo que es nuestro y nos lo quitaron.

Emergen nuestras angustias, por la impotencia que nos provoca la apropiación que hace el Estado, de lo ganado merced a nuestro trabajo.

Emergen día a día, la voluntad y el compromiso de seguir en este predicamento, sin temor, sin duda, que la verdad es una sola y que nada tiene que ver con la de aquellos que ostentan el poder y lo aplican, defendiendo intereses propios y a merced de la política, que es la que les dá de comer.

Emergen las historias de cada uno de nosotros, aunadas en una sola, la de haber trabajado y cumplido con lo mandaba la ley.  

Emergen también la esperanza y el deseo que esta pesadilla finalmente termine y nos despertemos recobrando lo sustraído con indigna conducta.

Replicamos sin cansarnos que las deudas, de existir, no son nuestras, como tampoco es nuestra la responsabilidad de pagarlas.

Aseguramos también, que la soberbia y la necedad, teñidas de ignorancia manifiesta, no hacen más que irritar a diario, intentando convencer de sus buenos oficios, cuando confiscan nuestros haberes y otros derechos, embanderando patéticamente la solidaridad.

Agresiones, ironías, disputas por el poder, nada de eso define una conducción responsable, ya que el prestigio verdadero se abriga en la dignidad, lo demás es vanidad.

Mes a mes, como esperando la navidad, cada uno de nosotros, jubilados quienes vivimos en esta provincia y quienes por la razón que fuere, lo hacen en otros lugares, sanos o enfermos, aguardamos saber de nuestros haberes, noticias que finalmente, se convierten en lamentables respuestas y mentiras sin piedad alguna.

Señoras y señores del Poder Político: les solicitamos, sin barita mágica alguna y con la responsabilidad que les otorgó el voto ciudadano, sean capaces de:
Escuchar cuanto decimos y las razones planteadas

Revisar los artículos de la ley que nos lesionan directamente

Asumir que nosotros, en nuestro carácter de jubilados, no debemos ni podemos hacernos cargo de históricas deudas que otros provocaron.

 SE SIMULA EN  LA POLITICA,
LA COSTUMBRE ES DISCURSEAR,
PARA ASÍ DISIMULAR
LA FLOJEDAD DE PRINCIPIOS
CON UN NO A LOS SACRIFICIOS.
DESDIBUJAN LAS PROMESAS
Y SE SIENTAN A LA MESA
A PERCIBIR BENEFICIOS.
LOS CONTRASTES SON MUY FUERTES
POR UN LADO LOS MÁS RECTOS,
NO PRESUMEN DE PERFECTOS
Y SON DIGNOS DE IMITAR,
POR EL OTRO NO OLVIDAR,
ESTÁN LOS SIMULADORES
QUE RECITAN SUS VALORES
CON ARTE DE APARENTAR.
EN ESTE HUMILDE LLAMADO
A TODOS LOS QUE GOBIERNAN
SE SOLICITA ESA ETERNA
MANERA DE CONDUCIR
QUE CONSISTE EN CORREGIR
AQUELLO EN LO QUE SE HA ERRADO,
EN EL PRESENTE O PASADO,
SIN AL MÁS DÉBIL HERIR.
 
JUBILADOS SIN PRIVILEGIO

Más noticias