Opinión Do. 03 Jul. 2016

Tolhuin y el FEMICIDIO de Nilda

Tamaño del texto
Nota de opinión sobre el femicidio de Nilda , una vecina de Tolhuin quien denunció a su homicida por violento. “Pero no se le creyó, porque se la cuestionó. Porque quienes debían protegerla especularon con conseguir un favor pensando en que una mujer sin un hombre era una mujer desprotegida y presa fácil para ellos”. Javier Nuñez, su homicida, a quienes muchos repudiamos y otros tantos protegieron, quien nunca respetó las órdenes de restricciones. Pero nunca estuvo sólo, siempre alguien con
 
Javier Nuñez, a quienes muchos repudiamos y otros tantos protegieron, resultó ser el femicida que acabara con la vida de Nilda de una manera tan macabra. 

Nilda era una mujer que ante todo merecía el respeto por el sólo hecho de ser MUJER y que tenía el derecho de vivir una vida sin violencia como principio de respeto de los derechos humanos. También era madre, hermana, hija, nuestra vecina. Había denunciado el maltrato de parte de ese hombre después de comprender que los celos, los insultos y los golpes no eran condiciones del amor. No lo comprendió de manera inmediata. Otras personas se lo advertían hasta que un día tuvo el valor de denunciar.

El que no entendió fue ese femicida que nunca respetó las órdenes de restricciones y que fue apresado en más de una oportunidad por no cumplirlas. Pero nunca estuvo sólo, siempre alguien confió más en el que en las palabras de Nilda.

Es por eso que ella volvía con él muchas veces cansada del acoso y por no llegar a empoderarse del todo. Sola en Tolhuin, con dos niños, sin trabajo estable, sin estudios y sin techo propio. Cuanta armas tendría para poder deshacerse del poder que este femicida tenía sobre ella?

Hubo quien le dijo que rezara para que el cambiara, que volviera porque era más importante la familia y otras que denunciara. Lo cierto es que Nilda a pesar de tener amigas, muchas de ellas tan valiente que se animaron a denunciar la desaparición, seguía estando muy sola.

Porque no se le creyó, porque se la cuestionó. Porque quienes debían protegerla especularon con conseguir un favor pensando en que una mujer sin un hombre era una mujer desprotegida y presa fácil para ellos.

Hoy Nilda ya no está y de nada nos sirve llorar. Hoy comienza el camino de lucha para que haya justicia y el femicida tenga condena. Por los derechos de esos niños que quedaron sin madre y para hacernos cargo de haber mirado hacia un costado. De ser una sociedad que todavía no se desprende de los patrones dañinos de una cultura machista que naturaliza la violencia de género, que cierra los ojos y la niega hasta que logra desatar su expresión más violenta.

Ni una menos no es un eslogan es un compromiso y una obligación que tenemos todos los que formamos parte de los tres poderes del estado y el conjunto de la sociedad.
Tolhuin, fue el escenario del primer FEMICIDIO cometido en Tierra del Fuego, esto no puede volver a pasar, y la provincia completa debe poner el foco en esta realidad.

Nilda Mabel Nuñez víctima de la violencia machista, asesinada en Tolhuin, Tierra del Fuego.
 
 
 
 
Ana Paula Cejas

Más noticias