Actualidad Lu. 23 Feb. 2015

“Esperamos que los responsables de tanta muerte evitable estén tras las rejas”

Tamaño del texto
A tres años de la tragedia de Once, recordaron ayer a los 51 muertos con un duro documento, un renovado pedido de justicia y una marcha a Plaza de Mayo.
Una multitud participó esta noche en Plaza de Mayo del acto de cierre por el tercer aniversario de la Tragedia de Once, que dejó 52 muertos y unos 800 heridos.
 
Luego de los discursos de Carr, Campanella, la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas y el premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, los familiares leyeron un comunicado conjunto.
 
Los familiares señalaron  que “el tiempo, ese que nunca podrá curar una herida semejante, ha pasado, despiadado , remarcando una y otra vez, las ausencias físicas de los que nunca dejaremos de extrañar. Y así como ha quedado tantas vidas irremplazables en el camino, también hemos sabido levantarnos, codo a codo y sosteniéndonos entre nosotros”.
 
Recordaron, “por tercer año consecutivo estamos en esta plaza de todos, plaza de los dolores y de las alegrías argentinas. La plaza de los reclamos, de las voces alzadas, de las voluntades unidas. Esta plaza del pueblo, en la que una vez más estamos, dándole la espalda al refugio del poder político, pero de frente a ustedes, los que no nos han dejado solos ni un solo minuto de estos más de mil días de tristeza y dolor interminables”.
 
Afirmaron que "este es un acto organizado por familias como la de todos, para gritar su verdad, para exigir justicia y para intentar que nadie vuelva a atravesar lo mismo que nosotros".
Recordaron, “que durante los 90 los tendidos ferroviarios se desguazaron. Se destrozó el motor de crecimiento que significan los trenes, y la patética frase “ramal que para, ramal que cierra” se volvió una oprobiosa realidad. Pero eso es tan cierto como que este proyecto de gobierno tuvo 9 años desde que asumió el poder para cambiar la flota de trenes y evitar una masacre como la ocurrida hace hoy tres años. ¿De qué gobiernos anteriores hablan? Sus funcionarios ignoraron denuncias, condonaron multas, e hicieron oídos sordos a las denuncias de trabajadores y usuarios. El gobierno de Néstor Kirchner, y los posteriores de Cristina Fernández de Kirchner tuvieron el tiempo, y el dinero para evitarnos este dolor. No solo no lo hicieron, sino que cobijaron bajo su ala uno de los ejemplos más terribles de la corrupción de este gobierno. Mientras se sacaban fotos con los Cirigliano, Jaime se enriquecía de manera obscena. Por ello, hoy en día tiene múltiples causas por enriquecimiento ilícito que avanzan inexorablemente a su condena”.
Indicaron que “La verdad de lo sucedido desde 2003 a 2012 fue el abandono. Lo de ahora es una inversión tardía y una desesperada búsqueda de votos, sin que los muertos les importen”.
Lamentaron que , “el  gobierno y los que lo apoyan sin animarse a expresar ninguna disidencia están convencidos que quienes expresamos las irreconciliables diferencias que tenemos con ellos o denunciamos sus negociados somos golpistas. O que estamos al servicio de grupos de medios o económicos. O que tenemos intereses partidarios. Nada más lejano a eso”.
“Quienes hemos pagado con sangre su desidia y su abandono ponemos la cara todos los días, no somos instrumentos de nadie. Sabemos que la razón está de nuestro lado, y que el país nos acompaña”.
Finalmente señalaron “Hemos intentado en estos tres años que nuestra voz sea también la de ustedes, y esperamos que así sea siempre, y que podamos encontrarnos muy pronto, para abrazarnos fuerte, y para mirarnos a la cara, el día que después de tanta lucha y tanto sufrimiento, los responsables de tanta muerte evitable estén tras las rejas”.

Más noticias