Opinión Mi. 27 Nov. 2013

El Cruce Marítimo por Aguas Argentinas sigue siendo una necesidad imperiosa

Tamaño del texto
El Senador Nacional Osvaldo López, manifestó preocupación respecto a la situación que atraviesan nuevamente los fueguinos que quieren salir de la Provincia. En una nota muy dura el Senador le apunta directamente al diputado Catalán Magni.
 
En la Nota de opinión López indica:  
 
 “En el marco de este trabajo conjunto y de armonía que hay, nosotros presentamos una nota. Pero hay que contar la verdad: Esta situación nos excede y no se le puede poner maquillaje, ni tampoco decir que lo vamos a cambiar” (JULIO CESAR CATALÁN MAGNI, SOBRE EL VIAJE DESDE TIERRA DEL FUEGO, en el Diario Provincia 23 del 26 de noviembre).
 
Dice, dice, dice… y habla. De ‘gestiones’ por doquier, de reuniones con ‘Dios y María Santísima’, de ‘trabajo conjunto’. Pero la situación en los últimos dos años en que, desde su asunción como Diputado, viene ‘gestionando’, sólo ha empeorado. Porque ‘dice’ apostando a la desmemoria, entonces ayer nos decía una cosa, pero como cree que hoy ya nadie se acuerda, ahora, nos dice que ‘esto nos excede, que no se lo puede maquillar, que no se lo puede cambiar’.
 
Pero más que lo que una persona dice, es relevante lo que hace. Y acá es donde el papel del Diputado de Arrecifes, que no necesita salir de Tierra del Fuego por tierra ni por Chile, hace aguas. Se mete con el Corredor Austral cuando ya nada tiene que hacer el Congreso porque la ley nacional ya la logramos a partir del impulso que le diera José MARTINEZ, embarra la cancha con una propuesta que se aparta del texto legal, y logra que no se avance. Se mete tarde, intentando suplir un vacío de producción propia, y se mete mal. En vez de ayudar a Tierra del Fuego en el sentido de su verborrea, traba todo y así se asegura el negocio fácil de seguir hablando perogrulladas.
 
La ley dice que deben unirse Tierra del Fuego y Santa Cruz por el tramo más corto del sector argentino del Estrecho de Magallanes, y en tal sentido elaboramos la propuesta con la Federación Popular de Transporte que integramos, vinculando los Cabos Vírgenes y Espíritu Santo en la boca del estrecho, en una travesía que acorta el segmento por tierra y dura algo más de una hora por agua, prescindiendo de trámites migratorios y, encima, creando miles de puestos laborales en desarrollo y operación de puertos y astilleros.
 
Aparece Catalán, desde Arrecifes, y dice que mejor sería vincular directamente Río Grande con Río Gallegos, navegando unas 6, 7, 8 horas y consumiendo mientras tanto todo lo que el mercado flotante nos pueda vender cual a clientela cautiva. Entonces queda explícita una disputa entre la militancia de la soberanía, por un lado, y la empresa y sus comedidos, por el otro. Resultado del diferendo: al cajón el asunto; vayan por Chile y etc.
 
Y ahí nomás, el corredor de autos pone la quinta y nos habla de su asunción en el Senado y nos cuenta que “Para la provincia va a ser un cambio para los próximos seis años y para nosotros un orgullo infinito estar en este lugar representando la provincia”.
 
En verdad, es entendible que cualquier país extranjero nos exija una cobertura en salud por si tiene que atendernos en sus hospitales. Cualquiera que ha viajado a otros países lo ha pagado, a veces juntamente con el pasaje y ni siquiera se enteró. LO QUE CUESTA ENTENDER ES QUE PARA MOVERNOS DE UN PUNTO A OTRO DE NUESTRO PROPIO PAÍS SEAMOS OBLIGADOS A EMIGRAR AL EXTRANJERO, debiendo aceptar las condiciones que soberanamente nos imponen países que no necesariamente elegimos transitar. Esto es lo que resuelve el Cruce Marítimo por Aguas Argentinas cuya ley logramos y cuya ejecución, esperamos, no la sigan trabando los ‘gestionadores’ compulsivos de tantas ‘reuniones’ de puro bla bla.
 
Osvaldo LOPEZ
Senador Nacional

Más noticias